¿Cómo lo haremos?

Durante los 12 primeros días de Octubre de cada año, abriremos nuestras casas, nuestras iglesias, y nos encontraremos con los hermanos para estudiar y orar acerca de:

  - La relevancia de la historia en el Plan de Dios para el Continente.

  - La oportunidad de la Iglesia como agente transformador en la Iglesia, familia, educación, gobierno, finanzas, medios de comunicación, cultura y deporte.