Principios que nos guían

• Dependemos de la guía y ayuda del Señor.
 
• Somos un germen de contagio y multiplicación.
•Queremos contagiar a otros movimientos de intercesión para que nos unamos al mismo tiempo en un solo clamor por la transformación de nuestros países.
•Buscamos intercesores de cada país que oren por él y por América, haciéndolo simultáneamente y de común acuerdo.
 
• Perseveramos unánimes en la oración, incorporando paulatinamente a gente de todo el continente.